Evite adquirir un automóvil que fue pérdida total

28 de Febrero 2018, 21:00 hrs.

Periodista externa

En Costa Rica, la importación e inscripción de vehículos declarados como pérdida total está prohibida por ley para la seguridad de conductores y pasajeros, pero se siguen registrando casos. ¿Sabe usted cómo corroborar que no está adquiriendo un auto que fue reconstruido?

Lo que dice la ley acerca de los carros declarados pérdida total

Es frecuente encontrar personas que desconocen lo siguiente: en Costa Rica la Ley de Tránsito prohíbe la importación de carros declarados pérdida total. Así lo dicta el artículo 5 de la ley que declara: “Se prohíbe la importación para la inscripción de vehículos que:

  • a) Hayan sido declarados pérdida total
  • b) Presenten uniones estructurales del chasis no autorizadas
  • c) Hayan sido manipulados en su número de identificación, VIN o chasis
  • d) Hayan sido sacados de circulación en su país de exportación

Además, "se prohíbe la reinscripción de los vehículos automotores declarados pérdida total y la reutilización del número de VIN o chasis” (ley 9078)

Ojo, se dice que un vehículo es pérdida total cuando sufre daños estructurales y mecánicos irreparables o que sus reparaciones serían más costosas que el auto mismo, debido a un accidente de tránsito o de fenómenos de la naturaleza, como por ejemplo: una inundación.

Lo que está sucediendo en la actualidad

La prohibición expresa de la ley se produce debido a que al país han ingresado miles de unidades que sufrieron pérdida total en otros países, pero que fueron arregladas y maquilladas para su venta. Esto sería un peligro de seguridad para el conductor y propietario de ese vehículo.

En varias ocasiones, se ha denunciado el ingreso de vehículos de este tipo que logran pasar los controles de aduana. Solo en el 2016 el Ministerio de Hacienda logró identificar 3 mil automotores que antes fueron chatarra y ahora serían vendidos como un auto en buen estado.

Para José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, sigue siendo algo preocupante. “Todavía no contamos con un control eficiente de parte de las autoridades aduaneras”, advierte. Dichas autoridades por su parte, alegan que existe el uso de documentos falsos, por lo que trabajan en mejorar el cruce de datos.

Cómo cerciorarse: busque y revise el VIN

A falta de mayores filtros de control, Carballo recomienda a los posibles compradores de un auto usado poner mayor cuidado en este dato: el número de chasis o VIN (Vehicle Identification Number), una serie de 17 dígitos que constituye como la identidad del automóvil a nivel mundial.

Esta identificación se debe encontrar en diferentes partes del automóvil. “Hasta en 10 a 12 zonas diferentes”, indica Carballo. De las más comunes: en el parabrisas, en la puerta del conductor o también en el interior del capó. Una vez obtenido, es importante revisar que coincida con el que indica el Registro Nacional y también investigar su procedencia.

Consultar la placa en Autofact te ayudará a verificar tanto el VIN del vehículo como otros datos de interés.

“El 90% de los carros usados importados de nuestro país provienen de Estados Unidos y tenemos acceso a la base de datos que tienen ellos para saber si el auto en cuestión fue pérdida total”.

Esta información es posible consultarla a través de sitios web especializados en extraer estos datos. Palabras como salvamento, pérdida total, salvamento solo para partes, destrucción, no reconstruible, chatarra, no reparable, nos dan una idea clara que el vehículo sufrió un daño importante, una pérdida total, aunque ahora lo veamos en “perfecto estado”.

Remates de autos: cómo ser comprador de autos rematados

Cómo cerciorarse: vaya con un experto en mecánica

“También por eso recomendamos que inspeccionen el automóvil que desea comprar en la compañía de un mecánico”, dice Carballo. “El técnico puede reconocer daños en partes estructurales, si el auto fue “cocido”, verificar sus medidas y el estado mecánico en general”.

Para no quedar con dudas, la recomendación también serían pedir las garantías necesarias (documentos de importación y otros) al vendedor, ir a centros de venta reconocidos por su buena reputación:

“A ser posible, pedir que en la escritura de compra y venta del vehículo se incluya una declaración jurada del vendedor de que el vehículo fue importado sin ningún problema en su historial”

¿Cuan útil te resultó este artículo?


¿Ya estás listo para tener toda la información a tu alcance?

Pedir mi Informe